TURISMO… ¿SALVAR LA SEMANA SANTA O EL VERANO?

17/03/2021
  NOTICIAS DEL SECTOR
Alt

El año ha arrancado con múltiples dudas. A quince días de Semana Santa y con una alta ocupación en hospitales por el Covid-19, surge la duda de si es mejor salvar la Semana Santa o el verano. La incertidumbre es tan grave como la misma pandemia.

En relación con esto, hay opiniones muy dispares. Unos piensan que esperar es lo más prudente y prefieren cerrar en Semana Santa para salvar el verano, mientras que otros consideran que, sin la Semana Santa, su negocio no llegará al mes de julio. Necesitamos volver a lo de antes y en eso coincidimos todos; lo que no sabemos es cuándo se podrá volver a la “normalidad”.

El sector del turismo y la hostelería mantenían la pequeña esperanza de que la Semana Santa pudiera salvar parte de la temporada. Sin embargo, cualquier pensamiento positivo se ha esfumado, ya que ni siquiera tienen claro si podrán abrir.

Así que, son muchos los que dan por perdida la Semana Santa y centran sus esfuerzos en el verano, momento en que se espera una mayor recuperación del negocio gracias a la llegada de visitantes extranjeros.

En este sentido, se muestran partidarios de extremar las precauciones durante las próximas semanas para evitar una cuarta ola que perjudique la próxima temporada estival.

Antonio Garamendi, presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), defiende la importancia de "salvar el verano" y ha abogado por "sacrificarnos un poco ahora en Semana Santa, para poder llegar en las condiciones oportunas”. No llegar "sí que sería un drama real", ha advertido. Pensamiento similar tiene Carlos Mesa, Secretario General de la Mesa del Turismo, quien ha asegurado que "salvar la Semana Santa podría suponer arruinar el verano", por lo que pide "ser pacientes y reducir la movilidad al mínimo posible para asegurarnos una temporada de verano digna, que es lo único que puede salvar el año, miles de empresas y miles de puestos de trabajo".

En el sector del turismo creen que mantener las restricciones es la única forma de no poner en peligro la temporada alta. Todos están de acuerdo en que no se pueden permitir perder otro verano más. Por ello, defienden la necesidad de no relajar totalmente las restricciones a la movilidad, ya que esto pondría en riesgo la temporada alta y las reservas veraniegas.

No cabe duda de que hay ganas de viajar. El turismo, y el sector hotelero en particular, están preparados para arrancar cuando las condiciones lo permitan, afirma Ramón Estalella, Secretario General de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT). Sin embargo, asume que "hemos de tener unas medidas muy estrictas para que no haya contagios".