Los certificados de calidad del Grupo Oblanca

31/10/2019
  NOTICIAS DEL GRUPO

Un certificado de calidad es una forma fiable de saber si las empresas están comprometidas con la calidad de sus productos y si están ofreciendo su mejor versión, ya que dichas certificaciones son otorgadas por terceros completamente ajenos a la empresa a la que se somete a juicio y son, por tanto, neutrales.

Existen numerosos certificados que acreditan estas condiciones óptimas de producción dependiendo del ámbito empresarial al que nos refiramos.  Entre los más importantes podemos encontrar los certificados ISO de calidad de productos o de gestión ambiental, el certificado ISO de riesgos y seguridad, el certificado de calidad I+D+i, el sello de calidad en Internet “IQ”, la certificación de personas y el de calidad turística “Q”.

La certificación suele ser otorgada por una entidad acreditada para tal fin, como por ejemplo AENOR (Asociación Española de Normalización y Certificación), lo que añade una ventaja competitiva a todas aquellas organizaciones que cumplan todos los requisitos que se demandan.

Grupo Oblanca posee hasta 4 certificados diferentes de calidad que la acreditan como una empresa que ofrece productos cuyo proceso de producción está altamente cuidado desde el punto de vista de la calidad y de la seguridad alimentaria. Pero, ¿en qué consisten exactamente dichas distinciones?

La norma ISO 9001:2015 es uno de los modelos más utilizados y valorados, ya que tiene vigencia tanto a nivel nacional como internacional y permite a las empresas demostrar que son capaces de cumplir con las necesidades de sus clientes.

La Organización Internacional de Estandarización (ISO) es una entidad no gubernamental formada por una red de institutos presentes en 156 países. La norma ISO 9001:2015, en concreto, se basa en el cumplimiento de un sistema de gestión de calidad determinado. Se trata de un enfoque que busca promover e incentivar la completa satisfacción de los clientes. Las organizaciones que desean obtener esta certificación reciben a un inspector ISO cada seis meses, quien realiza una auditoría completa con el objetivo de verificar que dicha organización mantiene los niveles de calidad acordes a las exigencias de ISO.

La norma engloba una larga lista de requerimientos para comprobar que todas las áreas de la empresa cumplen con las regulaciones y los estatutos. En conjunto, la empresa debe establecer, documentar, implementar y mantener un sistema de gestión de la calidad y mejorar continuamente su eficacia.

La International Food Standard (IFS) evalúa no solo la calidad del servicio ofrecido por las empresas de alimentación bajo una norma común y homogénea a sus clientes, sino también la seguridad alimentaria e inocuidad de los alimentos que ofrecen dichas empresas, siendo evaluada la fabricación, custodia, servicio y satisfacción al cliente bajo los más rigurosos estándares de Calidad internacional. Se trata de una oportunidad para que demuestren su compromiso con la seguridad alimentaria, la calidad y la legalidad, siempre trabajando en una mejora continua.

La norma IFS fue desarrollada por las asociaciones del comercio de alimentación alemán y francés, y es la norma internacional de auditoría de marcas minoristas y mayoristas de productos alimenticios. La norma se aplica a los proveedores en todas las etapas de la elaboración de los alimentos posteriores a la fase agrícola. 

El sello “Tierra de Sabor” nace con el objetivo de impulsar y dar notoriedad a los productos agroalimentarios de Castilla y León, englobándolos bajo una misma marca que represente la calidad, el sabor y la autenticidad. Además, colabora en la implantación de estos productos en todos los canales de distribución tanto a nivel nacional como internacional. Esta certificación de calidad representa una garantía para el consumidor final, ya que todos los alimentos presentados bajo esta marca deben pasar unos estrictos controles de calidad. Los alimentos “Tierra de sabor” garantizan desde el origen hasta el producto elaborado que los niveles de seguridad alimentaria son máximos, y que se respetan las formas tradicionales de producción.

La Garantía Halal es concedida por El Instituto Halal, que es la entidad que gestiona la Marca de Garantía Halal de Junta Islámica, aplicada a los productos y servicios comercializados por las empresas españolas y mexicanas, tanto para el mercado español como para los países de mayoría musulmana.

Poseer la Garantía Halal significa que tanto el proceso como el producto cumplen las exigencias de calidad y características impuestas por el Reglamento de Uso Halal.

Cuando hablamos de productos cárnicos, la manipulación del animal o de la pieza cárnica influirá en la consideración de si ese alimento es o no Halal. Para que una carne pueda ser categorizada como Halal deben garantizarse estrictos requisitos recogidos en el Reglamento de uso Halal, los cuales son auditados por el Instituto Halal, al menos una vez al año.