¿Cuáles serán las tendencias en alimentación para 2021?

11/02/2021
  NOTICIAS DEL SECTOR
Alt

Este año seguirá marcado por la pandemia. Un cataclismo, no predicho, que durante 2020 ha atacado en exceso a la restauración. Esto ha hecho que se hayan disparado nuevas sinergias: la comida a domicilio, la explosión de las recetas caseras, las cocinas fantasma, la preocupación por la salud y nuevas formas de concebir el placer de la mesa, pero, ¿cuáles serán las tendencias que marcarán este 2021 en relación con la alimentación? Con lo turbulento y atípico que fue el 2020 en nuestras vidas, las predicciones para este año son más bien conservadoras en comparación con las tendencias de otros años.

En primer lugar, según el portal Food & Wine, la pandemia ha traído experiencias diferentes en cuanto a las formas en que celebramos nuestros encuentros. En el ámbito doméstico y diario se apostará por una comida más simple, nutritiva y saludable; pero en el momento de salir a un restaurante o de reunirnos con familiares y amigos en casa, la comida podría ser entendida como un capricho, una ocasión muy especial o un escape para disfrutar de experiencias gastronómicas más exclusivas.

Para el New York Times, con la pandemia sin finalizar y en un ambiente de tanta incertidumbre, se estipula el regreso a la cocina en muchos hogares. Es por eso que el desarrollo de la comida casera impulsado por el confinamiento, parece que continuará durante este año con más personas dedicando su tiempo a cocinar en casa.

Para la FAO, el 2021 tiene que ser el año internacional de las frutas y verduras, apelando a desarrollar la producción de una comida saludable y sostenible, y reduciendo el desperdicio de alimentos. Las tendencias apuntan a que seguirá aumentando el consumo de productos más saludables entre una población cada vez más concienciada.

Muchos portales especializados sostienen que este año continuará creciendo la demanda de las proteínas basadas en vegetales y legumbres. Los compradores, “cocinillas” durante el confinamiento y en plena recesión económica, han tomado mayor conciencia sobre la necesidad de reutilizar las sobras, tanto en vegetales como en carnes, para no desperdiciar los alimentos.

Además, se ha observado un aumento de las compras directamente al productor, a granjas, huertos, lecherías…, fórmulas que seguramente seguirán evolucionando y creciendo durante el 2021. El origen del producto está cada vez más presente en la mente de los compradores. Muchos empiezan a apostar por el consumo local y la denominación de origen. De hecho, el EIT Food sitúa a los consumidores como eje central del desarrollo, la producción, la distribución y la promoción de los alimentos, e involucra directamente al consumidor para potenciar la transparencia y fomentar, de este modo, las opciones alimentarias saludables y sostenibles.

Por otro lado, la industria de la alimentación consolidará la obligada transformación hacia los servicios de “delivery” y “take away”, ya que una de las grandes predicciones para el año 2021 es el desarrollo de la comida a domicilio, la cual seguirá multiplicándose como nunca antes. Muchos restaurantes no habrían sobrevivido durante la pandemia sin cambiar su modelo hacia este tipo de servicios; es más, los que no se adaptaron a estos nuevos sistemas y no hicieron caso a las demandas de las plataformas de envío de comida, han sufrido mucho, tanto que un gran número de negocios se han visto obligados a cerrar.

Otra de las tendencias que está en crecimiento continuo es el desarrollo de restaurantes o de platos ya cocinados dentro de los supermercados, vendiendo desde sushi hasta recetas tradicionales, como puede ser una tortilla de patata.

Estas tendencias no forman parte de un año cronológico, sino que probablemente continuarán a lo largo de diferentes años en la medida en que la pandemia pueda ser controlada y nuevos retos se agreguen a la forma en la que resolvemos nuestra vida cotidiana.

Por último, Saskia Nuijten, Directora de Comunicación y Participación Pública de EIT Food, ha afirmado que “los acontecimientos de 2020 han mostrado a muchos consumidores lo importante que es la infraestructura alimentaria, desde mantener el suministro de productos en los supermercados hasta considerar la manera en que la producción de alimentos afecta al medio ambiente. A medida que tratamos de recuperar la economía durante este año, fomentar la confianza entre los consumidores y el sector alimentario será esencial a la hora de mejorar los alimentos para todos”.